¡Viva la palta!

Este alimento, muchas veces olvidado, nos da muchos beneficios. No solo porque podés usarlas para distintos platos fríos o calientes, sino porque aportan muchos elementos saludables a nuestro cuerpo.

La palta, o aguacate, no solo nos aporta sensación de saciedad, volviéndose un alimento interesante a la hora de cuidarnos con el tamaño de las porciones, sino que también es rica en grasas insaturadas, que contribuyen al buen funcionamiento del sistema cardiovascular y a la reducción del colesterol.

Además, cuenta con antioxidantes y vitamina E, lo que ayuda a mantener suave y flexible la piel, y retrasa el envejecimiento.

Tomá nota de los cuidados que necesitás tener para conservar mejor este alimento:

  • Consumirla cruda y lo más fresca posible. Si la cocinás, toma un sabor amargo.
  • Conservarla a temperatura ambiente, no la guardes en la heladera.
  • Se puede comprar sin miedo, porque su piel gruesa la protege de los pesticidas y otros agentes usados en el campo
  • Cuando la elijas, fijate que no tenga golpes ni puntos negros.
  • Para saber si está madura, sacudila un poco. La semilla que tiene dentro no debe moverse. Si esto sucede, dejala 3 o 4 días más hasta que esté en su punto.
  • Si querés congelarla, retira la pulpa y aplastala un poco con jugo de limón.