Trucos de cocina

La cebolla es un ingrediente esencial en casi la mayoría de nuestras comidas, pero a muchos nos produce una molestia en los ojos al momento de cortarla. Para que puedas evitar esa sensación, aquí te dejamos algunas recomendaciones.

  • Guardá la cebolla en el congelador unos minutos antes de empezar a cocinar. El frío permite que las reacciones entre los componentes que provocan irritación sea casi nulo o lento.
  • Aplicá agua o vinagre de vino sobre la hoja del cuchillo.
  • Optá por un cuchillo afilado así las capas de la cebolla se rompen menos y no elimina el gas que nos hace arder los ojos.
  • El cambio de temperatura también ayuda. Colocá las cebollas en agua hervida y luego retiralas.
  • Cortá la cebolla dentro de un recipiente con agua. Las reacciones químicas tendrán lugar bajo el líquido y esto permitirá que el vapor no nos haga llorar.