Remolacha: ¡La poderosa!

La remolacha es una hortaliza que se puede consumir cruda, hervida o en conserva. Cuenta con importantes propiedades nutricionales, entre las que se destacan su alto contenido de hierro, de vitaminas B y C, carotenos, potasio, de fibras solubles e insolubles, además de azúcares.
Son particularmente ricas en ácido fólico, que ayuda a combatir enfermedades cardíacas y la anemia. Pero eso no es todo, ya que son muchísimos los beneficios que pueden aportarnos si la incorporamos en nuestra dieta. Aquí hacemos un repaso:

  • Antioxidante. Al proteger las células del cuerpo, minimiza las posibilidades de contraer cáncer, y enfermedades cardiovasculares.
  • Es diurética. Su alto contenido de potasio y bajo sodio favorecen a la eliminación de líquidos, desechos del organismo, como el ácido úrico.
  • Disminuye la anemia. Ofrece un gran aporte de hierro, y por lo tanto brinda mucha energía para el organismo.
  • Actúa contra el estreñimiento. Como te contamos, esta verdura cuenta con fibra insoluble, y esto es muy positivo para que los intestinos trabajen de la mejor manera.
  • Combate el colesterol y la diabetes. Las fibras solubles mantienen los niveles de azúcar en sangre.
  • Es antiflamatorio. Ayuda a que la zona gastrointestinal se mantenga estable, al mismo tiempo que protege el hígado.
  • Regula las glándulas tiroides. La remolacha contiene un significativo mineral conocido como yodo, y ayuda al organismo a preservarlo.