¿Probaste con un yogur?

Además de rico y saludable el yogur puede ser casi casi casi un comodín en la cocina. Con algo de ingenio, podés usarlo en muchísimas preparaciones, tal como lo hacen los árabes, que lo incorporan tanto a recetas dulces como saladas. El quid está en cambiar el chip y concebirlo como lo que es: un lácteo, igual que la leche o la crema, que puede ser usado no sólo como postre o colación sino también como ingrediente para darle un toque ácido y suave a tus comidas. Por ejemplo, es ideal para marinar carnes y los naturales son perfectos para crear dips, aderezos para las ensaladas, o salsas frías y calientes. Si lo combinás con crema pastelera, tenés un relleno dulce rico y distinto y si se lo sumás a los fideos, tal vez encuentres un original sustituto de la salsa blanca. Por último, no dejes de probarlo en jugos y batidos.