Más energía

La alimentación puede ayudarnos a aumentar la energía para así rendir más y mejor en el trabajo, en el colegio y en la vida en general. Por eso, elegir adecuadamente el menú diario es fundamental.

¿Qué tenés que tener en cuenta?

  • Aunque elijas un plato de muchas calorías, eso no se traduce necesariamente en nutrientes esenciales para lograr un buen rendimiento. Por lo tanto, asegúrate de que aquello que vas a comer te aporte proteínas de buena calidad, hierro, vitamina C y fibras. Para ello, debés elegir verduras frescas todos los días, carnes magras, mucho pescado y semillas.
  • Por otro lado, si al mediodía, por ejemplo, almorzás comida de delivery que te aporta mucha cantidad de grasas, no sólo terminarás engordando sino también con problemas metabólicos, alteraciones de los niveles de azúcar y grasas en sangre, hipertensión y trastornos digestivos, entre otras consecuencias. Como plus, el alto contenido de grasas produce sensación de pesadez, somnolencia y falta de energía, por lo que rendís menos. ¿Cómo revertir esto? Cambiá las proporciones: es decir, que la verdura de tu plato sea la comida principal y que la carne, el arroz o las pastas acompañen.
  • Otro tip es no saltearse comidas. Si hacés solo dos por día, ya sea por falta de tiempo o cualquier otro motivo, lo único que lograrás es influir de forma negativa en el funcionamiento de tu organismo. Por eso, es fundamental hacer un desayuno completo antes de salir de casa (o ni bien llegás al trabajo), pero tené en cuenta que elegir amasados y productos de panadería, en vez de reducir o bajar los niveles de stress, lo suben (¡y además engordan!).
  • Además, deciles no a las bebidas estimulantes como el café, el té o el mate en exceso porque también te roban la energía y estimulan el stress del organismo.
  • Acordate de que los frutos secos tienen mucho magnesio, por lo que son de gran ayuda para el cerebro y para lograr una buena actividad neuronal. Elegí entonces nueces y almendras, entre otros, para picar entre horas y así te llenarás de energía. Eso sí, sin abusar.
  • También ingerí leche, huevos y cereales integrales, que tienen triptófano, uno de los aminoácidos esenciales para el cuerpo, que ayuda en la producción de la serotonina (neurotransmisor que juega un papel fundamental para tener un buen estado de ánimo).

Fuente: Lic. María Cecilia Ponce del Laboratorio ALCAT (www.alcat.com.ar)