Legumbres: tips útiles

Si bien para muchos cocinar las legumbres es simplemente tirarlas en el agua y esperar a que se hagan, tiene sus truquitos. Y uno de ellos está relacionado con la sal. Así como a las pastas hay que cocinarlas en agua ya salada, con las legumbres sucede todo lo contrario. Jamás hay que echarle sal al agua porque sino sólo estarás logrando que te queden duras, debido a que tienen una gran cantidad de fibra y albúmina. Por lo tanto, remojalas, cocinalas en agua y luego, ya cocidas, salalas.