Las 3 P

Es lo primero que eliminamos cuando queremos adelgazar. El mito popular dice que el pan, las pastas y la papa son enemigos de la delgadez. Sin embargo, son muy necesarios, ya que se trata de hidratos de carbono cuya función es aportarle energía al organismo.

Hay dos tipos de hidratos de carbono o azúcares: los simples, que son los que son más fáciles de digerir (sacarosa, fructosa y miel), y los complejos, que se encuentran en las harinas, legumbres, cereales, pastas, vegetales y hortalizas. Los nutricionistas recomiendan disminuir la ingesta de los simples y consumir los complejos, pero sin eliminarlos de la dieta, porque son la principal fuente de energía que el cuerpo precisa para funcionar. De hecho, en una dieta normal de 2 mil calorías diarias, la mitad de la ingesta debería ser de hidratos. ¿Cuánto es eso? Por cada gramo de hidratos de carbono estás consumiendo 4 calorías, por lo que con apenas 250 gramos ya cubriste la cantidad necesaria.