Cultivá en el balcón o en la terraza

Si no tenés un patio inmenso para armar una gran huerta orgánica, ¡no te preocupes! Ahora podés animarte y hacer una pequeña, con algunas hortalizas, hierbas y árboles chicos, de acuerdo al espacio que tengas disponible. Pero tené en cuenta que no te pueden faltar macetas de distintos tamaños y aproximadamente de seis a ocho horas diarias de sol para que las plantas crezcan de la mejor manera.

Tomá nota:

  • Buscá directamente los plantines en el vivero.
  • Al elegir la maceta, fijate que la profundidad sea la adecuada para que la planta pueda alcanzar allí su madurez. La medida ideal es 45 cm.
  • Usá tierra fértil y agregá abono orgánico para potenciar el cuidado.
  • Cada vasija debe tener un buen drenaje. Fijate que los orificios de la parte inferior sean de un tamaño adecuado: no demasiado grandes.
  • Los cultivos más apropiados y comunes son los tomates, los morrones, la lechuga, los rabanitos, la rúcula, la cebolla y las zanahorias.
  • La hierbas como el romero, el orégano u otras que tengas flores permiten evitar las plagas y atraen animales favorables para el huerto.
  • Ubicá palos o alambres que funcionen como tutores. Hay ciertas plantas que necesitan sostenerse mientras van aumentando su tamaño.
  • En época de altas temperaturas es fundamental regarlas todos los días.
  • Un limonero, ciruelo o naranjo es el árbol perfecto si disponés de mucho espacio.

Los vecinos de los departamentos aledaños te envidiarán. ¡Manos a la obra!