Cuidá tus ollas

Seguí estos tips y mantené tus cacerolas, ollas, sartenes y demás recipientes impecables por largo tiempo:

  • Higienizalas bien antes de usarlas por primera vez. Además, verificá si precisan ser curadas con alguna materia grasa.
  • Si no podés guardarlas más que todas apiladas, poné paños entre ellas para evitar que se rayen y golpeen entre sí.
  • Controlá que la llama de gas no sobrepase nunca la base de la cacerola.
  • Evitá poner el fuego al máximo por tiempo prolongado porque eso provoca que los alimentos se peguen.
  • Usá siempre los utensilios adecuados, aptos para material antiadherente.
  • Nunca la pongas a calentar vacía, sin materia grasa o ingredientes.
  • Tampoco la pongas debajo del chorro de agua fría cuando todavía está caliente porque vas a dañarla.
  • A la hora de lavarla, esperá a que baje su temperatura, no uses limpiadores abrasivos, no la rasquetees, y dejala en remojo con un poco de vinagre para desengrasarla.
  • Excepto las de vidrio, el resto de las cacerolas lavalas a mano, nunca en el lavavajillas.
  • No es recomendable dejar por mucho tiempo comida en ellas, sobre todo en las de aluminio.