Cómo cuidar la tabla de cortar

Ya sea que tenés una tabla de plástico o de madera, tenés que tener ciertos cuidados a la hora de limpiarla porque es muy fácil que se alojen bacterias y microbios en las ranuras que se van produciendo después de cada corte. Por eso, mantenerla higienizada debe ser una de las máximas en la cocina.

Si es de plástico:
Lo primero a tener en cuenta es que con un simple lavado no alcanza. Es importante que uses un buen cepillo de cerdas duras con un detergente de calidad y luego la dejes secar bien antes de guardarla. Además, una vez cada 7 días, es necesario remojarla en agua con lavandina por unos 10 minutos y enjuagar bien. Otro tema a tener en cuenta es que es necesario contar con, al menos, dos tablas. Una para verduras y otra para carnes y pescados (e incluso, se recomienda que los pescados se traten con una tercera). En estos casos, las de plástico las conseguís en distintos colores, para que puedas identificarlas fácilmente.

Si es de madera:
El problema con la madera es que si la dejas en remojo, se arruina. Entonces siempre hay que limpiarla con un trapo húmedo al terminar de usarla. Si quedó muy sucia y es necesario enjuagar, hacelo con agua fría y dejala secar bien al aire libre. Si quedó con olores o manchas, frotá sal gruesa sobre su superficie. Para mantener su capa protectora, cada una semana pasale un paño con un poco de aceite. También es recomendable tener varias tablas, de manera de usarlas para los distintos alimentos sin mezclarlas.

Recomendaciones generales:

  • Si tiene muchos cortes, es momento de cambiarla.
  • Cuando las uses, colocá un paño debajo para evitar que se mueva.
  • Existen también las tablas de mármol o vidrio, aunque suelen ser un poco más costosas.
  • No las guardes húmedas porque se arruinan.