Beneficios de la sal marina

Lo primero que tenés que saber es que este tipo de sal es mucho más saludable que la común, por diferentes motivos. Por eso, es bueno que la incorpores a la cocina diaria y así construir hábitos más sanos y conscientes.

Por un lado, la sal común pasa por un proceso de refinado que le quita muchas de sus propiedades naturales, y les agrega otras, cuyo consumo en exceso es perjudicial para la salud. Por ejemplo, se le quita el yodo natural y se le agrega yodato de potasio.

La sal marina, en cambio, se seca naturalmente, manteniendo el yodo natural y el magnesio. Además, su sabor es más fuerte y, por lo tanto, se incorpora en menores cantidades a los platos. Y como si fuera poco, contiene restos microscópicos de vida marina, volviéndose una alidada para el desarrollo de cerebro, por ejemplo.

Así que ya sabés, la sal puede no ser mala. Optá por la marina, que trae muchos aspectos positivos para el cuerpo y llevá una vida más sana. ¿Qué esperas para probarla?