Alimentá tu cerebro

¿Sabías que si consumís proteínas en el desayuno aumentás la atención y concentración que precisás para desarrollarte en el día, ya sea en el trabajo o en la escuela? Esto se debe a que las proteínas previenen la tendencia de las neuronas a activarse de forma errática o excesiva a causa del estrés, según explica el doctor Norberto Russo, director del Centro de Nutrición Dr. Norberto Russo y miembro titular de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos de la alimentación.

¿Algo más? Sí: mejoran el sueño y el estado de ánimo. Pero además:

  • Ayudan a equilibrar el azúcar en la sangre.
  • Contienen L-tirosina, un aminoácido importante para la síntesis de los neurotransmisores cerebrales.
  • También tienen L-triptofano, otro aminoácido esencial para la serotonina. Lo encontrás en la carne, la leche y el huevo. Y su ingesta, además, es muy útil para estabilizar el estado de ánimo, mejorar la claridad mental y el sueño.
  • Si comés pescado, pollo y carne de vaca, que son alimentos ricos en proteínas, también obtenés glutamina, un aminoácido que sirve como precursor del neurotransmisor GABA, que ayuda a estabilizar las células nerviosas porque disminuye su tendencia a activarse de forma errática o excesiva. Es decir, tiene un efecto tranquilizador en las personas que tienen problemas de temperamento, irritabilidad y ansiedad.

Más info: www.nrusso.com.ar